Inicio » Negocios » El petroyuán debuta en las grandes ligas de las finanzas mundiales
Jueves 19 Julio, 2018

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN 0

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Links Auspiciados

Chorrillana Estudio

Verdadera innovación, pasion por la tecnologia.

Pebble

El SmartWatch que lo mantiene siempre conectado

Roku

La mejor TV de streaming a su alcance

Monitor Samsung curvo de 27”

Una increíble pantalla curva para disfrutar de la mejor experiencia envolvente

Destacados

El petroyuán debuta en las grandes ligas de las finanzas mundiales

Negocios

PetroYuan - gasoducto Rusia China
Obras en el gasoducto que conectará Rusia y China. Heihe, provincia de Heilongjiang (China).
  • China comenzó ayer a emitir contratos futuros sobre petróleo en yuanes, y recompensará económicamente a aquellos países que utilicen el petroyuan.

Shanghai, China. 27 marzo, 2018. La moneda de China, el yuan, logra dar un paso más en su larga marcha hacia la internacionalización. A partir de este lunes 26 de marzo, la República Popular China comienza a emitir contratos futuros sobre petróleo denominados en yuanes. A través de la Bolsa Internacional de Energía de Shanghái (INE, por sus siglas en inglés), el gigante asiático lanza sus primeros instrumentos financieros derivados sobre petróleo crudo. El acontecimiento representa un gran cambio en el mercado mundial de energía.

Una vez terminados todos los trámites burocráticos, los chinos establecen la primera referencia de contratos futuros sobre petróleo en la región Asia-Pacífico. Después de superar a EE.UU. como el principal importador de petróleo a escala mundial el año pasado, China aumenta su influencia en la fijación de los precios del oro negro. En los primeros dos meses de 2018, China importó un promedio de 9,02 millones de barriles al día. Así, las plazas financieras de EE.UU. y el Reino Unido pierden el monopolio sobre la emisión de instrumentos financieros derivados relacionados con el petróleo. El billete verde ya no está solo: el petroyuan debuta en las grandes ligas de las finanzas mundiales.

¿Qué son los contratos futuros sobre petróleo?

Las commodities (materias primas) como el petróleo no se comercializan solamente en los mercados físicos, se tranzan en los mercados financieros. Los recursos naturales se representan a través de títulos financieros que son adquiridos en las bolsas de valores. Los contratos futuros, por su parte, son instrumentos financieros derivados: se llaman así porque su valor está basado en el precio de otro activo.

Los contratos futuros sobre materias primas son diversos, incluyen una amplia gama de activos: oro, plata, cobre, petróleo crudo, entre otros. Bajo la cotización del dólar, el índice West Texas Intermediate (WTI) de Nueva York y el Brent de Londres eran las únicas referencias a la hora de comercializar contratos futuros sobre petróleo.

Ahora la República Popular China está logrando traducir su poderío económico en un mayor protagonismo en las finanzas internacionales. La INE se propuso ganar autonomía y dictar sus propias reglas: la emisión de futuros denominados en yuanes permite a China tener una referencia propia que refleja los precios del petróleo crudo que consumen sus refinerías.

Los futuros sobre petróleo sirven para que los compradores se protejan (cubran) de las fluctuaciones de precios: son la promesa entre dos partes de que, en una fecha futura, el crudo se va a comercializar a un precio determinado. En el año 2012, por ejemplo, cuando el precio superaba los US$ 100 por barril, los futuros sirvieron como instrumentos de cobertura de riesgo ante la posibilidad de subidas consecutivas de precios.

Sin embargo, son contratos que no se adquieren solamente para protegerse de la volatilidad. También hay quienes los compran para obtener ganancias a través de la especulación. Los precios de los contratos futuros pueden ser objeto de manipulación y generar distorsiones en los mercados. Actualmente, la proporción entre el volumen de crudo que se negocia en los mercados financieros y el que se tranza en los mercados físicos es de 23 a uno, según información de Bloomberg.

La euforia especulativa, el gran peligro

Los chinos están interesados en que sus futuros sobre petróleo sean comprados por un número cada vez mayor de inversionistas. El Ministerio de Finanzas está otorgando incentivos para que las emisiones sean un éxito: durante los próximos tres años los corredores extranjeros no pagarán impuestos sobre la renta sobre las comisiones que obtengan en los contratos.

El lanzamiento de futuros sobre petróleo, sin embargo, no está exento de amenazas. La especulación puede provocar estragos en los mercados bursátiles. Las autoridades chinas están pendientes ante cualquier contingencia: quieren internacionalizar la “moneda del pueblo” (‘renminbi’) pero, al mismo tiempo, garantizar la estabilidad financiera. Hasta el momento, los contratos futuros de China están regulados.

Todo un dilema para el gigante asiático. Si se promueve una mayor apertura del sector financiero hacia el exterior, los riesgos aumentan. Pero si el Gobierno continúa imponiendo restricciones a los inversionistas, el yuan nunca será una divisa plenamente convertible: es necesario que tanto nacionales como extranjeros puedan comprar y vender títulos denominados en yuanes sin restricción alguna.

petroyuan - US vs. Chinese oil imports

Ahora que China es el principal consumidor de petróleo del mundo, Pekín puede ejercer una influencia real sobre Arabia Saudita para pagar el crudo en yuanes. Se sospecha que esto es lo que está motivando a los funcionarios chinos a hacer un esfuerzo para renegociar su acuerdo comercial.

El petroyuan es la gran apuesta de Rusia y China

Tras las sanciones económicas que Estados Unidos y la Unión Europea impusieron en contra de Rusia, Moscú y Pekín tejieron un poderoso acuerdo energético que ha transformado radicalmente el mercado mundial del petróleo. Además de incrementar sus intercambios de hidrocarburos de forma exponencial, ambas potencias orientales han decidido poner fin a la dominación del dólar en la fijación de precios del oro negro. El petroyuan es el instrumento de pagos de carácter estratégico que promete facilitar la transición a un sistema monetario multipolar, un sistema que tome en cuenta a varias divisas y que refleje la correlación de fuerzas del orden mundial actual.

En lugar de humillar a Rusia, la “guerra económica” que Washington y Bruselas han promovido les resultó contraproducente, pues solamente contribuyó a fortalecer el acuerdo energético entre Moscú y Pekín. Recordemos que en mayo de 2014 la empresa rusa Gazprom se comprometió a garantizar el suministro de gas a China por hasta 38.000 millones de metros cúbicos anuales durante las próximas tres décadas (a partir de 2018) mediante la firma de un contrato por US$ 400.000 millones con la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC).

En la actualidad ambas potencias coordinan los trabajos de un ambicioso plan de proyectos estratégicos que lo mismo incluye la construcción de gasoductos y oleoductos, que la operación conjunta de refinerías y complejos petroquímicos de gran envergadura. Sin proponérselo, el acercamiento de Moscú con Pekín produjo profundas transformaciones en el mercado petrolero mundial a favor de Oriente, socavando dramáticamente la influencia de las petroleras occidentales.

Hoy en día Rusia realiza sus intercambios de petróleo con China en yuanes, en un futuro igual lo hará la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) una vez que China lo exija. ¿O acaso el culto de Arabia Saudita por el dólar le hará perder a uno de sus principales clientes? Otras potencias geoeconómicas ya han seguido los pasos de Rusia y China, pues han comprendido que para construir un sistema monetario más equilibrado, la ‘desdolarización’ de la economía mundial es una prioridad.

No menos importante es que tras el desplome de los precios del petróleo en más de 60% (desde mediados de 2014) los bancos chinos se han convertido en un soporte de financiamiento decisivo para las obras conjuntas de infraestructura energética. Por ejemplo, para poner en marcha cuanto antes el gasoducto ruso-chino “Fuerza de Siberia”, Gazprom solicitó a Bank of China un préstamo a cinco años por un monto equivalente a US$ 2.000 millones el pasado mes de marzo. Es el crédito bilateral más grande que Gazprom ha contraído con una entidad financiera hasta la fecha. Otro ejemplo es el préstamo que China otorgó a Rusia hace unas semanas por un total de US$ 12.000 millones para el proyecto Yamal GNL (de gas natural licuado) en la región del Artico. Evidentemente, la política exterior de Rusia en el rubro energético no padece aislamiento alguno, por el contrario, vive uno de sus mejores momentos gracias a China.

En conclusión, la hostilidad de los dirigentes de Estados Unidos y la Unión Europea contra el Gobierno de Vladímir Putin precipitó el fortalecimiento del acuerdo energético ruso-chino que a su vez, no hizo sino incrementar la preponderancia de Oriente en el mercado mundial de hidrocarburos. La gran apuesta de Moscú y Pekín es el petroyuan, el instrumento de pagos de carácter estratégico que tiene por delante el desafío de acabar con el dominio del dólar en la fijación de los precios del oro negro.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *