Inicio » Infonews » Llegó el fin de Xerox, la compañía que inventó las fotocopiadoras
Viernes 20 Julio, 2018

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN 0

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Links Auspiciados

Chorrillana Estudio

Verdadera innovación, pasion por la tecnologia.

Pebble

El SmartWatch que lo mantiene siempre conectado

Roku

La mejor TV de streaming a su alcance

Monitor Samsung curvo de 27”

Una increíble pantalla curva para disfrutar de la mejor experiencia envolvente

Destacados

Llegó el fin de Xerox, la compañía que inventó las fotocopiadoras

Infonews

Xerox llegó a su fin

  • Xerox se fusionará con Fujifilm, y la empresa estadounidense será el socio minoritario.
  • La operación está valorada en US$ 6.100 millones y se cerrará en la segunda mitad del año.

Norwalk, EE.UU. 9 febrero, 2018. El impacto de Xerox fue tan grande que su nombre se convirtió en un verbo.

Así como en la actualidad se dice “googlear” para referirse a la búsqueda de información en Internet, hace más de medio siglo la palabra Xerox se convirtió en inglés en sinónimo de hacer una fotocopia.

Cuando en 1959 Xerox introdujo en el mercado la primera fotocopiadora comercial, que dio como resultado la obsolescencia del uso del papel carbón, su invención fue considerada tan revolucionaria como el primer iPhone presentado por Steve Jobs en 2007.

En muy poco tiempo, las fotocopiadoras se convirtieron en un equipo indispensable para cualquier empresa. Muchas dedicaban parte de su espacio de oficina al “cuarto Xerox”, el lugar donde se hacían todas las impresiones.

Cabalgando sobre el dominio de esta tecnología, Xerox se convirtió durante las décadas de 1960 y 1970 en una de las empresas más valiosas del mundo.

Su estrella, sin embargo, comenzó a apagarse en la década de 1980, cuando empezó a perder mercado ante sus competidores que le arrebataron sucesivamente su liderazgo en el segmento de fotocopiadoras medianas y, luego, en el de las de alta calidad con impresión a color.

Esta semana, la historia de Xerox como una compañía independiente llegó a su fin tras anunciarse su fusión con la japonesa Fujifilm para crear una nueva corporación -FujiXerox- en la que la empresa estadounidense será el socio minoritario.

Fujifilm, que tendrá poco más del 50% del negocio de Xerox, anunció planes para reducir costos por valor de US$ 1.700 millones durante los próximos años hasta 2022 así como un recorte de plantilla de 10.000 trabajadores. La firma fusionada generará unos US$ 18.000 millones en ingresos anuales.

Accionistas claves de la firma estadounidense, como Carl Icahn y Darwin Deason, que controlan conjuntamente el 15% de Xerox, venían presionando para que se explorara una venta de la compañía y que rompiera el pacto con Fujifilm, según The Wall Street Journal.

Los accionistas de Xerox recibirán un dividendo especial en efectivo de US$ 2.500 millones, o aproximadamente US$ 9,80 por acción y el 49,9% de la empresa. En tanto, Fujifilm poseerá el 50,1% de la empresa que resulta de la fusión de ambas estructuras.

Fujifilm hoy confirmó que la fusión tendrá dos sedes, una en Estados Unidos y otra en Tokio, operará con las marcas reconocidas Xerox y Fuji Xerox, y que Fuji Xerox cotizará en la bolsa de Nueva York con el símbolo XRX.

Jeff Jacobson, CEO de Xerox, remarcó el “fuerte perfil financiero de la nueva empresa” que “permitirá inversiones que sustentarán un continuo liderazgo de mercado, proporcionando también oportunidades para crecientes retornos de capital a través del tiempo”.

Por su parte el titular del Directorio de Xerox, Robert Keegan, enfatizó que están entusiasmados de reforzar la relación de larga data con Fujifilm “al ingresar en la próxima fase de la trayectoria de Xerox hacia su transformación”.

Así, Xerox se une a otras grandes empresas que llegaron a ser líderes en sus mercados pero luego se diluyeron en fusiones necesarias para sobrevivir tras haberse quedado atrás en la carrera.

Pero ¿cómo ocurrió esto?

El peso de la fotocopiadora

Puede parecer paradójico que la fotocopiadora, el producto estrella que marcó la historia de Xerox, no fuera inventada por esa compañía.

Esa tecnología fue creada por Chester Carlson, un inventor que trabajó como abogado de patentes en Nueva York, que a finales de la década de 1940 vendió los derechos de exploración y explotación comercial a Haloid, una empresa que fabricaba papel fotográfico y que estaba buscando desarrollar métodos para reproducir documentos.

La compañía acuñó el término “xerografía” para referirse al proceso de fotocopiado y para 1959, año en el que fabricó la que se considera como la primera fotocopiadora moderna, la empresa ya había cambiado su nombre a Haloid Xerox.

Gracias a sus patentes, la compañía prosperó de forma indisputada hasta mediados de la década de 1970, cuando otras compañías finalmente pudieron empezar a competir con ella.

Luego, cuando en la década de 1980 expiraron sus patentes sobre la tecnología del fotocopiado, comenzó el lento declive de Xerox.

Desde entonces, la empresa intentó diversificar su negocio ingresando sin mucho éxito en distintos sectores como el de los seguros y el manejo de inversiones.

En tiempos más recientes desarrolló una línea de servicios a empresas relacionados con la gestión de documentos de oficina, en lo que ha sido relativamente más exitosa aunque no lo suficiente como para garantizar su supervivencia como empresa independiente.

A pesar de la importancia del papel en el negocio de Xerox, la desaparición de esta compañía en la era digital no parecía algo inevitable. Al contrario, gracias a sus grandes innovaciones tuvo muchas oportunidades de haber mantenido su vigencia.

Innovación coartada

Mucho tiempo antes de Microsoft, Apple o Google se establecieran como grandes marcas de innovación tecnológica, Xerox estableció un centro de investigación a inicios de la década de 1970 en Palo Alto, California. ¿Su misión? Desarrollar la tecnología de la oficina del futuro.

En ese centro se consiguieron muchas innovaciones que la compañía no terminó de desarrollar comercialmente. Aquí podemos ver el comienzo de una serie de errores, al no saber aprovechar desarrollos tan importantes como el mouse y la interfaz de usuario gráfica.

Así, en 1973, Xerox creó Alto, el primer prototipo de computadora personal, que contaba con el primer procesador de textos WYSIWYG (What You See Is What You Get, lo que en español quiere decir “lo que ves es lo que obtienes”), el primer mouse de uso comercial y la primera interfaz gráfica de usuario (GUI, por sus siglas en inglés).

La empresa de fotocopiadoras no había inventado el mouse ni la GUI, pero los había mejorado al punto de poder incorporarlos en un computador personal.

Pese a estos avances, la empresa no intentó comercializar ese primer computador sino mucho tiempo más tarde, en 1981, con el nombre de Xerox Star, pero con un precio excesivo como para ser considerado un PC: US$ 16.000, 10 veces más caro que el primer PC para negocios ofrecido por IBM ese mismo año.

Esta no fue la única innovación en la que la empresa no supo capitalizar plenamente sus esfuerzos.

En 1973, los investigadores de Xerox crearon SuperPaint, el primer programa informático para dibujar que abrió las puertas a la animación computarizada y que, de hecho, más adelante llevó a sus creadores a ser reconocidos con los premios Emmy y Oscar.

De igual forma, según afirma Xerox, su procesador de palabras “WYSIWYG” marcó el camino para otros programas exitosos como el Word de Microsoft.

En 1975, la compañía también creó la primera GUI que empleaba íconos, menús emergentes y ventanas sobrepuestas que operaban simplemente colocando el puntero y haciendo click con el mouse.

Se cuenta que en 1979 Steve Jobs realizó una visita a los laboratorios de Xerox y que algunas de las ideas que encontró allí terminaron plasmadas en la computadora Macintosh de Apple.

Pero Xerox llegó aún más allá.

En 1995, la empresa de fotocopiadoras desarrolló una tecnología de pantalla táctil que permitía introducir información en pequeñas computadoras del tamaño de la palma de la mano.

Según Richard Koch, autor del libro “El principio estrella: puede hacerle rico”, todos estos productos tenían el potencial de haber convertido a Xerox en la empresa más valiosa de la historia, pero nunca fueron comercializados por esa compañía, pues en muchos casos sus directivos no consideraban que serían rentables.

Ya sabemos cómo terminó su historia.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *