Inicio » Infonews » Bitcoin tiene un problema de concentración: 1000 personas controlan la moneda
Sábado 20 Octubre, 2018

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN 0

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Destacados

Eventos

Próximos Eventos

25.OCT.2018

SANTIAGO, CHILE: Interconnect Summit 2018

Próximos Eventos

12.NOV.2018

TEL AVIV, ISRAEL: ISRAEL HLS & CYBER 2018

Próximos Eventos

14.NOV.2018

EE.UU.: AUTOMATION FAIR 2018

Próximos Eventos

14.NOV.2018

SANTIAGO, CHILE: ExpoChiletec 2018

Bitcoin tiene un problema de concentración: 1000 personas controlan la moneda

Infonews

Bitcoin - 1000 Ballenas Controlan La Moneda

EE.UU. 13 diciembre, 2017. El 12 de noviembre, alguien movió casi 25.000 bitcoins por un valor de US$ 159 millones para un intercambio en línea. La noticia pronto se propagó a través de foros en línea, con los comerciantes de la criptomoneda discutiendo sobre si eso significaba que el propietario estaba a punto de deshacerse por completo de la moneda digital.

Los dueños de grandes cantidades de bitcoin a menudo se conocen como ‘ballenas’ y se están convirtiendo en una preocupación para los inversionistas.

Ellos pueden hacer que la criptodivisa se mueva vendiendo incluso una parte de sus valores en cartera. Esas ventas son más probables ahora que el valor de la criptomoneda se ha multiplicado casi por 12 veces desde el comienzo del año.

Alrededor del 40% de las bitcoins está en manos de al menos 1000 usuarios y cada uno, si quiere, puede vender aproximadamente la mitad de sus posesiones en criptomonedas, explicó Aaron Brown, exdirector gerente y jefe de investigación de mercados financieros en AQR Capital Management.

Además, las ‘ballenas’ pueden coordinar sus movimientos u obtener una vista previa de ellos. Muchos de los grandes propietarios han negociado con las criptodivisas desde hace años, en los primeros días donde el bitcoin era ridiculizado, pero ahora ellos pueden hundir o apuntalar el mercado.

“Creo que hay unos pocos cientos de muchachos (que poseen bitcoins). Todos ellos probablemente puedan llamarse entre sí, y muy probablemente lo hagan”, dijo Kyle Samani, socio gerente en Multicoin Capital.

Hay una razón para creer en ello: al menos algunos tipos de intercambio de información son legales, aseguró Gary Ross, un abogado de Ross & Shulga. Esto se debe a que el bitcoin es una moneda digital y no hay un bloque de seguridad, una prohibición en el comercio, por lo que un grupo puede comprar lo suficiente como para subir el precio y cobrarlo en unos cuantos minutos.

Los reguladores se han demorado en ponerse al día con el comercio de la criptomoneda, por lo que muchas de las reglas todavía son ambiguas.

Si los negociadores no sólo se comunican para subir los precios sino también para esparcir rumores, eso se podría considerar como un fraude. Bittrex recientemente publicó un texto en el que advirtió a sus usuarios que sus cuentas podrían ser suspendidas si se unen a grupos enfocados en la manipulación de precios.

Quizás la hipocresía más descarada perpetrada por los evangelistas de bitcoin es su insistencia en que el bitcoin y otras monedas digitales representan un retorno a un sistema financiero verdaderamente democrático más allá del control de los bancos y otros intereses especiales, donde los jugadores pequeños y grandes pueden obtener enormes ganancias.

Por supuesto, este pensamiento idealista no podría estar más lejos de la verdad. Como señala Bloomberg, los mercados de bitcoins y la mayoría de sus clones de criptomonedas se parecen más al mercado de valores estadounidense de la edad dorada, donde un puñado de poderosos corredores e intermediarios se coludieron para mover los precios a su favor. Y debido a que las leyes de valores en ese momento eran prácticamente inexistentes, los grandes jugadores operaron con impunidad.

Las llamadas ‘ballenas’ tienen un poder de influencia sin igual sobre el mercado en general. Y debido a que no existen leyes que prohíban explícitamente la colusión en los mercados de divisas digitales, solo las operaciones más flagrantes de compra y venta exageradas corren el riesgo de ser procesadas como fraude.

Es irónico cómo estas mismas ‘ballenas’ expanden el precio del bitcoin y al mismo tiempo suprimen el precio del dinero explícitamente real en metales preciosos. La farsa no durará para siempre. La realidad siempre gana al final.

La ley también puede ser diferente con otras monedas digitales. Depende de los detalles de cómo están estructuradas y cuánto dinero esperan hacer los inversionistas con ellas, algunos pueden contar con varios tipos de ellas, de acuerdo con Roger Ver, un conocido inversionista de bitcoin, dijo que es es probable que los grandes inversionistas puedan moverse en conjunto.

“Sospecho que es probable, y la gente debería poder hacer lo que quiera con su dinero. A mí me interesa, pero nunca tuve tiempo para cosas así”, afirmó en un correo electrónico.

“Como en cualquier clase de activos, grandes inversionistas individuales y grandes inversionistas institucionales pueden y se confabulan para manipular el precio”, detalló.

Ari Paul, cofundador de BlockTower Capital y exgerente de cartera de la Universidad de Chicago, dijo que “con las criptomonedas, la manipulación es extrema debido a la ‘juventud’ de estos mercados y a la naturaleza especulativa de los activos”.

El reciente aumento en el precio del bitcoin es difícil de explicar, ya que no tiene ningún valor intrínseco. Lanzado en 2009 como un papel blanco con un seudónimo escrito al reverso, es una forma de pago digital que está mantenido por una red independiente de computadores en Internet, usando criptografía para verificar transacciones.

Los más fervientes creyentes dicen que podría desplazar a los bancos e incluso al dinero tradicional, pero sólo vale lo que alguien va a comerciar para ello, haciéndolo presa de grandes cambios.

Como la mayoría de los administradores de fondos de cobertura especializados en criptomonedas, Samani rastrea constantemente la actividad comercial de direcciones conocidas por pertenecer a los mayores inversionistas en las criptomonedas monedas. Aunque las transacciones de bitcoin están diseñadas para ser anónimas, cada uno está asociado con una dirección codificada que puede ser vista por cualquiera.

Cuando ve actividad, Samani inmediatamente llama a los vendedores probables y a menudo puede obtener información sobre los motivos detrás de sus ventas y sus planes de negociación.

Algunos fondos terminan comprando las propiedades de otros directamente, sin entrar en el mercado abierto para no afectar el precio de la moneda.

“Los inversionistas generalmente son más comunicativos con otros inverionistas”, dice Samani. “Todos sabemos quién es quién, y todos nos ayudamos mutuamente y compartimos notas. Nosotros sólo queremos ganar dinero”. Ross dice que utilizar plataformas inteligentes es legal.

Los inversionistas ordinarios, por supuesto, no tienen el atractivo necesario para hacer que un multimillonario tome su llamada. Mientras pueden rastrear direcciones con grandes existencias en línea y comenzar acaloradas discusiones sobre los movimientos del mercado en los foros de Reddit, pueden conocer los planes y motivos de las ‘ballenas’.

“No hay transparencia para hablar en este mercado”, detalló Martin Mushkin, un abogado que se enfoca en bitcoins. “En el negocio de valores, todo lo que es material tiene que ser revelado. En el mundo de las criptomonedas, es muy difícil descubrir qué está pasando”.

Los inversionistas ordinarios tienen mayores desventajas en monedas y fichas digitales más pequeñas.

Los cien mejores títulos de bitcoin controlan 17,3% de toda la moneda emitida, según Alex Sunnarborg, cofundador del fondo de cobertura de criptomonedas Tetras Capital.

Con ethereum, un rival de bitcoin, los cien títulos principales controlan 40% de la oferta, y con monedas como Gnosis, Qtum y Storj, los títulos superiores controlan más del 90%.

Muchos de los grandes propietarios son parte de los equipos que ejecutan estos proyectos. Algunos argumentan que esto no es diferente de lo que sucede en los mercados establecidos.

“Una buena comparación es la equidad en las etapas iniciales “, escribió Paul, de BlockTower. “Similar a esas acciones y sus ofertas, a menudo los fundadores y un puñado de inversionistas poseerán la mayoría del activo”.

Otros inversionistas dicen que las ‘ballenas’ no dejan sus posesiones, porque tienen fe en el potencial de las criptomonedas a largo plazo.

“Creo que es sentido común que estas ‘ballenas’ que poseen tantos bitcoins no se quieran deshacer de ellos “, dijo Sebastian Kinsman, quien vive en Praga y hace negocios con monedas.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *