Inicio » Infonews » La revolución de Blockchain es muy superior a la de Bitcoin
Jueves 14 Diciembre, 2017

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN 0

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Links Auspiciados

Chorrillana Estudio

Verdadera innovación, pasion por la tecnologia.

Pebble

El SmartWatch que lo mantiene siempre conectado

Roku

La mejor TV de streaming a su alcance

Monitor Samsung curvo de 27”

Una increíble pantalla curva para disfrutar de la mejor experiencia envolvente

Destacados

Eventos

Próximos Eventos

30.ENE.2018

CDAO México 2018

Próximos Eventos

11.FEB.2018

DUBAI, EAU: World Government Summit 2018

Próximos Eventos

8.JUL.2018

HONG KONG: RISE 2018

La revolución de Blockchain es muy superior a la de Bitcoin

Infonews

Blockchain - SingularityNET

  • SingularityNET, el nuevo marketplace (o mercado) construido sobre Blockchain para permitir hacer trueque de software.

Ginebra, Suiza. 20 noviembre, 2017. La mayor parte del público en general, ya asocia Blockchain con las crypto-divisas, con la contabilidad distribuída para por ejemplo la distribución de energía, con la seguridad informática, con la fiabilidad e integridad de la información, y así hasta un largo etcétera que no parece terminar nunca.

Cada cierto tiempo se descubren nuevas aplicaciones para este visionario, innovador y disruptivo protocolo que fue liberado por sorpresa junto con Bitcoin, como si de una fiera recluída se tratase. Y como tal, está campando a sus anchas por nuestras socioeconomías, haciendo que no las vayamos ni siquiera a poder reconocer dentro de unos pocos años. Ahora llega otra nueva y disruptora utilidad para el versátil Blockchain, que en esta ocasión va a hacer una esencial contribución para poner la última tecnología en la palma de su mano.

Del open-source y la economía colaborativa al commerce-chain

Hace tan sólo unos años, al calor de iniciativas como el Linux de Linus Torvalds, pudimos ver cómo el open-source (o código abierto en español) y el software gratuíto avanzaban en muchos campos de batalla ante el software comercial y propietario. Se inauguró una tendencia que ha cambiado la faz de la cara de todo un sector del desarrollo y comercialización de software, que ya nunca volverá a ser el que era.

Posteriormente vino la proliferación de las start-ups, muchas de ellas de la mano de ese código abierto, y también de la app-ficación y movil-ización de nuestras vidas. En este proceso hemos pasado a adquirir micro-software en forma de aplicaciones, o incluso gratuítamente (generalmente a cambio de nuestros datos, no lo olviden). Y de la mano de estas ubicuas aplicaciones, han surgido también numerosos servicios colaborativos, en los cuales es la comunidad la que provee un servicio o producto.

Con la nueva aplicación de Blockchain vamos todavía un paso más allá, como no podía ser de otra forma en este mundo de progreso exponencial, y economía colaborativa y Blockchain se conjugan ahora para dar a luz una nueva forma de crear nuevos productos y servicios. El primer y máximo exponente (por ahora) de este “commerce-chain” va a ser la tecnología, y más concretamente la Inteligencia Artificial (o IA por sus siglas). Ésta es sin duda una de las grandes tecnologías del futuro de esa Revolución 4.0 que está llegando inevitablemente a casi todos los sectores económicos, y siempre de la mano de la tecnología más disruptora.

La Inteligencia Artificial está arrasando… hasta que llegó el commerce-chain

Una de las principales limitaciones actuales de la Inteligencia Artificial es la disponibilidad de expertos. Y no crean que esto es tan sólo un pequeño contratiempo, en realidad es un gran obstáculo para el progreso de nuestras socioeconomías en el corto plazo, y también en los plazos más largos. Tengan en cuenta la potencialidad extrema que esta tecnología está llamada a tener es nuestro mundo del futuro. Por esta razón el commerce-chain es clave para el momento actual de nuestro progreso.

Tras esta introducción, se estarán preguntando: ¿Pero qué es exactamente eso de commerce-chain? Para empezar es un término que hace referencia a una nueva forma de interacción comercial entre elementos socioeconómicos.

Lo que llamamos Inteligencia Artificial no suele ser ninguna suite de software comercial monolítica, sino que suele tratarse de un conjunto de múltiples pequeñas y grandes piezas de software. Este software tiene funciones muy específicas en cada caso, como puede ser el reconocimiento de los comandos de voz que usted le dicta a su smartphone, o el reconocimiento de imágenes y objetos del mundo real por parte de un robot industrial. El software de Inteligencia Artificial está compuesto por otras tantas piececitas de software de la misma inteligencia pero con funcionalidades más específicas, y es este punto el que hace que muchas de esas pequeñas piececitas de sofware sean las mismas en muy diversos productos que tienen la Inteligencia Artificial como base.

Este hecho abre la gran puerta de la reutilización de software en IA (Inteligencia Artificial) a escala global, si bien es algo complicado de conseguir porque la IA es objeto de gran competitividad en el sector, es la base de muchos productos comerciales propietarios, y tiene un costo bastante elevado dada la escasez de profesionales y los altísimos sueldos. Por ello, de primeras se podría pensar que muchas empresas serían reticentes a compartir su código. Pero el objetivo está claro, y viene porque cada empresa u organización que pretende poner en el mercado una nueva solución de IA tiene que desarrollar de nuevo gran parte de componentes que ya ha desarrollado alguien en algún lugar.

Esto supone un absoluto desperdicio de recursos socioeconómicos, especialmente con los estratoséricos salarios del sub-sector y… sobre todo porque la escasez de profesionales trae una importante limitación e incluso imposibilidad de poder desarrollar y adoptar esta tecnología en nuestras empresas y sociedades. Pero claro, ahí está la dificultad de cómo poder facilitar ese intercambio entre programadores o emprendedores de la pieza de software que he desarrollado yo por la que has desarrollado tú. Y todo en un entorno que, dada la gran competitividad y lo confidencial de muchos desarrollos, requiere de una gran dosis de confiabilidad entre las partes.

El commerce-chain que viene de la mano del versátil Blockchain

Una vez nombrada la palabra mágica de la “confiabilidad”, y tratándose de intercambios de software por Internet, aquí es donde entra en escena el principal y esperado protagonista: no podía ser otro más que el gran Blockchain. La innovadora idea surgió de la empresa Hanson Robotics. Esta empresa está diseñando un robot humanoide, Sophia, que además resulta ser el primer robot con consideración de “ciudadano”, puesto que obtuvo la nacionalidad de Arabia Saudita.

Sophia es un robot que requiere grandes dosis de Inteligencia Artificial para poder intentar imitar la inteligencia y capacidades humanas: recuerden que el objetivo es ni más ni menos que se comporte como una persona en (casi) todos los aspectos. Esto incluye interpretar imágenes, entender lenguaje hablado de forma natural, construir frases y pronunciarlas, pensamiento complejo, abstracción, análisis y síntesis, y así hasta un largo etcétera. La enorme complejidad natural de nuestro órgano más complejo, el cerebro, obliga a que este objetivo llamado Sophia se traduzca en miles y miles de líneas de código, que pueden tener un costo más que desorbitado, haciendo el proyecto inviable especialmente para una empresa con capacidad limitada como Hanson Robotics.

Para poder evolucionar a Sophia hasta convertirla en un robot comparable a un humano, los ejecutivos de Hanson Robotics lanzaron una iniciativa paralela al Sophia. Esta iniciativa tiene como objetivo primordial permitir que desarrolladores independientes sean compensados por sus largas horas de trabajo frente a un monitor. El objetivo es más ambicioso, y entra incluso en el plano más socioeconómico de la economía colaborativa, puesto que la compensación no tienen pensado que sea únicamente una retribución.

La iniciativa se sustenta tecnológicamente en una plataforma denominada SingularityNET, y es literalmente un marketplace (o mercado) construido sobre Blockchain para permitir hacer trueque de software. Además, esto abre obviamente la puerta al comercio en general basado en Blockchain. Igual que Hanson Robotics va a poder intercambiar software de Inteligencia Artificial con desarrolladores independientes, otros desarrolladores van a poder intercambiar código de tecnología punta entre sí: en general cualquier trueque comercial podría terminar siendo soportado sobre la plataforma de SingularityNET y Blockchain.

Y el matiz socioeconómico de este disruptor avance en realidad es una potencial avalancha socioeconómica

Volviendo al uso inicial concebido por Hanson Robotics para su robot Sophia, realmente, en términos socioeconómicos ¿Qué sentido tiene que un mismo código deba ser desarrollado por cada empresa de tecnología que se proponga utilizarlo? El asunto es especialmente grave para startups y PYMES sin recursos para derrochar. Y la gravedad extrema llega cuando además no hay profesionales calificados suficientes para todos.

En el plano del sector de las TI en general, otro aspecto de esta micro-revolución del desarrollo es que, una vez más, un gigante surgido de la disrupción tecnológica puede ver amenazada una parte importante de su negocio por la propia disrupción tecnológica, al menos en lo que a software se refiere (que no a infraestructura de servidores). Este trueque de tecnología ataca ni más ni menos a buena parte de la base del negocio de un gigante como Amazon con su AWS (Amazon Web Services), que comercializa software de tecnología punta a gran escala, y realmente AWS de economía colaborativa tiene poco, pues sólo pretende hacer negocio (como toda empresa, lo cual va en su naturaleza).

Tengan en cuenta además que los servicios basados en software en la nube o cloud salen baratos sólo en determinados casos de uso, que no son ni de lejos todos. Un servicio de uso intensivo va a salirle muchas veces más barato a una empresa con músculo tecnológico si lo implementa en su propio CPD (Centro de Procesamiento de Datos), pero siempre será preferible el acceso a ese servicio aunque sea más caro para una empresa por ejemplo sin CPD o con uno muy limitado. El trueque sin embargo resulta beneficioso en todos los casos de trueque voluntario, puesto que obviamente una empresa no va a intercambiar su software más estratégico que es la clave de su negocio. Pero sí intercambiará alegremente todo el resto de software que ella misma haya desarrollado y no sea estratégico para su negocio, haciendo innecesario en muchos casos acudir a AWS a contratar un software cuyo desarrollo ya queda a tu alcance (en medios y costos).

Y no, como ya hemos introducido antes, las aplicaciones de este nuevo uso de Blockchain no se quedan aquí, y van mucho más allá del mero comercio de piezas de software de IA: es lo que definimos como “commerce-chain”. Pasamos pues de la economía colaborativa a la economía del trueque, sin duda un importante paso más en la profunda transformación socioeconómica que nos está trayendo la tecnología en unos pocos años. Con blockchain ya puedes comercializar el fruto de tu trabajo sin necesidad de ninguna moneda fiat(*), aunque lo realmente disruptor es que ya tampoco necesitarás ni siquiera ninguna crypto-divisa como Bitcoin: tan sólo con un token puede ser suficiente, es la comúnmente denominada como “tokenomics”. Literalmente vas a poder intercambiar directamente tu trabajo para conseguir el trabajo de otros. Así, sin más costo que aportar lo tuyo, se trate de lo que se trate.

Y cerrando con el tema de Sophia y su inteligencia sintética, no sólo es que Blockchain sea un “caso de éxito” para la industria de la Inteligencia Artificial; es mucho más que eso: es literalmente un “caso de futuro”. Sin este nuevo uso de Blockchain para facilitar el comercio y el trueque, la Inteligencia Artificial nacería truncada, al menos para muchas empresas que no tienen músculo tecnológico para comercializar con el precio al que cotiza actualmente el kilo de ingeniero especializado en IA. Una vez más un nuevo avance tecnológico puede traer en el largo plazo progreso socioeconómico para toda la sociedad.

 


(*) Desde que en 1971 el presidente Nixon de EE.UU. desligara al dólar de su respaldo en oro, el mundo opera bajo un sistema monetario llamado fiat, el dólar, la libra, el euro, son todas divisas fiat de los gobiernos. La palabra fiat es una palabra latina que significa: que así sea. Es la ley la que impone que las divisas que emiten los gobiernos sean dinero. De hecho sin esa obligación forzosa y del hecho de que tenemos que pagar impuestos, ese papel que representa por ejemplo al dólar carecería de valor.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *