Inicio » Infonews » Vicepresidente de Samsung, condenado a 5 años de prisión
Martes 26 Septiembre, 2017

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado619,06
Euro723,82
UF23.819,39
UTM43.599,00
YUAN0

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Links Auspiciados

Chorrillana Estudio

Verdadera innovación, pasion por la tecnologia.

Pebble

El SmartWatch que lo mantiene siempre conectado

Roku

La mejor TV de streaming a su alcance

Monitor Samsung curvo de 27”

Una increíble pantalla curva para disfrutar de la mejor experiencia envolvente

Destacados

Eventos

Próximos Eventos

30.SEP.2017

X CONF ANDES 2017

Próximos Eventos

3.OCT.2017

RETEC MIAMI 2017

Próximos Eventos

11.OCT.2017

Latam Edge Awards 2017

Próximos Eventos

18.OCT.2017

Logistics & Operations Conference 2017

Próximos Eventos

19.OCT.2017

Demand Solutions Miami 2017

Próximos Eventos

19.OCT.2017

EMMS 2017

Próximos Eventos

19.OCT.2017

Ecommerce Innovation Summit

Próximos Eventos

24.OCT.2017

Jornadas Económicas Chile – Alemania 2017

Próximos Eventos

3.NOV.2017

23rd BRAVO Business Awards

Próximos Eventos

20.NOV.2017

AI Europe 2017

Próximos Eventos

11.FEB.2018

World Government Summit 2018

Próximos Eventos

8.JUL.2018

RISE 2018

Próximos Eventos

5.SEP.2018

4º Congreso America Digital 2018

Vicepresidente de Samsung, condenado a 5 años de prisión

Infonews

Samsung - Jay Y. Lee - Carcel

  • El heredero de Samsung tendrá que pasar 5 años entre rejas en lo que supone un golpe muy duro para la compañía.

Corea del Sur. 25 agosto, 2017. Después de unos meses convulsos, por fin se conoce el veredicto final que un juez dio acerca del caso en el que Jay Y. Lee, vicepresidente de Samsung Electronics, el primer fabricante mundial de smartphones y buque insignia del grupo fundado por su abuelo en 1938. El fallo lo reconoce como culpable de soborno y malversación de fondos, lo que se traduce en una condena de 5 años de cárcel, frente a los 12 que habían sido pedidos de manera inicial por la Fiscalía.

Al tomar las riendas de la compañía familiar, su padre Lee Kun-Hee la convirtió en una de las mayores empresas tecnológicas mundiales, pero guarda cama desde que sufrió un ataque cardíaco en 2014.

La historia de los Lee estuvo salpicada de escándalos en las últimas décadas. El padre de Jae-Yon, Lee Kun-Hee, fue inculpado por corrupción en 1996 y corrupción y evasión fiscal en 2008, pero nunca estuvo en la cárcel, ya que todas sus condenas fueron en suspenso.

Y su abuelo estuvo implicado en un escándalo de contrabando dirigido desde el departamento de fertilizantes de Samsung en 1966. El patriarca evitó entonces la condena mediante la nacionalización de su empresa de producción de abonos.

Lee Jae-Yong, un hombre afable, que lleva gafas y suele mostrar una sonrisa misteriosa, parece totalmente distinto de su padre, un personaje visionario pero excéntrico, que rara vez aparecía en público.

Su padre suscitaba la admiración por haber convertido la empresa en lo que es hoy, un gigante internacional que representa una quinta parte del PIB de Corea del Sur.

Sus críticos dicen de Lee Jae-Yong que no heredó las cualidades de buen gestor de su padre. Cuando varios de sus proyectos fracasaron, se le acusó con tono de burla de tener “una tecla menos” que su progenitor.

Lee obtuvo un diploma de historia asiática en la Universidad Nacional de Seúl, un centro de élite, antes de estudiar negocios en la Universidad Keio en Japón, otro establecimiento prestigioso, y en Harvard.

En 1998, se casó con una nieta del fundador del gigante surcoreano del sector agroalimentario Daesang. La pareja tuvo una hija y un hijo, pero divorció en 2009, y Lee está soltero desde entonces.

Entró en Samsung Electronics en 1991 donde ascendió rápidamente en la jerarquía, algo bastante habitual entre los hijos de las familias al frente de los “chaebols”, los grandes grupos empresariales surcoreanos.

Fue designado alto ejecutivo en 2001, director general adjunto en 2010 y director general apenas un año después, cuando Samsung estaba en pleno ascenso gracias a los comienzos de su unidad de smartphones.

Accedió a la vicepresidencia en 2012, un año clave en el que Samsung destronó a Apple como número uno de los teléfonos inteligentes, logrando unos beneficios astronómicos trimestre tras trimestre.

Pero el éxito se le suele atribuir a su padre y a un grupo de miembros veteranos de la oficina de estrategias de futuro, hoy desmantelada, que tomaba las principales decisiones.

Los Lee son famosos por su discreción. Lee Jae-Yong y su padre jamás concedieron una entrevista.

Jay Y. Lee de 49 años es, además, el hijo del magnate que lidera al grupo empresarial Samsung y el que se suponía heredero de un imperio cuyos tentáculos abarcan muchas áreas. Esta condena supone un duro grupo tanto para la imagen internacional de Samsung como para la reputación de la compañía en su país, Corea del Sur, donde no es la primera vez que tienen problemas de este tipo. De hecho, su padre también fue acusado en varias ocasiones por corrupción, aunque ninguna ha trascendido.

En el caso se le han relacionado a Jay Y. Lee y a la expresidenta surcoreana Park Geun-hye, que tuvo que dimitir a causa del escándalo, con una trama de tratos de favor hacia la empresa por parte de las autoridades.

La sala 417 del tribunal de Distrito Central de Seúl considera probado que Jae Yong Lee ofreció sobornos a Park Geun-hye a cambio de su influencia para consolidarle como sucesor y líder de la empresa, gracias a la relevancia política de ésta. Lo que buscaba el ejecutivo era el visto bueno a una fusión de dos empresas, movimiento en el que él consolidaría su posición de liderazgo.

El acusado, y ahora condenado, no negó en ningún momento que las transferencias de dinero de las que se le acusa fueran reales, pero sí que el motivo de las mismas no era el que indicaba la acusación. Según Lee el dinero no estaba destinado a conseguir favores políticos.

Aunque el papel que ostentaba Lee en la compañía era el referido a la vicepresidencia, lo cierto es que llevaba ya unos años actuando como líder de facto debido a las pobres condiciones de salud de su padre, desde que hace tres años sufriera un infarto. Después de esto, parece poco probable que pueda retomar su papel cuando termine de cumplir la sentencia, por lo que queda por ver si Samsung se pone manos a la obra para buscar a un nuevo sucesor.

La decisión hace amargo el dulce momento en el que se encontraba la compañía tras haber presentado el retorno de su gama Note hace un par de días y deja las puertas abiertas a un futuro incierto. Los abogados de Lee recurrirán la sentencia, aunque parece poco probable que haya variación alguna en la decisión final.

Como posible sucesora se encuentra Lee Boo-jin, la hermana del acusado. Ya ha demostrado habilidad para los negocios y, aunque supondría acabar con la hegemonía de hombres que han estado a la cabeza de Samsung desde su fundación, quizá los recientes hechos requieran la toma de medidas alternativas.

Samsung - Lee Boo Jin y su-padre Lee Kun Hee
Lee Boo Jin y su padre Lee Kun Hee.

Samsung y su imagen de marca

Uno de los daños colaterales de las acciones del sucesor del dueño de Samsung podrían ser un empeoramiento de la imagen de marca de la firma.

Las acciones de la empresa llevan unos días bajando, aunque no de forma dramática y la atención mediática que se le ha prestado al juicio podría hacer que esto siguiera así.

La relevancia de Samsung no es baladí y es que no es simplemente la mayor empresa de Corea del Sur, sino que su tamaño es tal que influye de manera muy directa en la economía del país.

Durante la audiencia, la defensa de Jay Y. Lee lo describió como un heredero ingenuo e inexperimentado que ni siquiera tenía derecho a implicarse en las decisiones de los directivos elegidos por su padre. Una estrategia que, según sus detractores, sólo intentó exculparlo.

El propio Lee aseguró que todavía estaba “aprendiendo” y “simplemente seguía” los consejos de los demás directivos.

Según Shim Jung-Taik, autor de varios libros sobre Samsung, algunos ejecutivos le reprochaban que fuera indeciso, pero “en esa cultura, todo el mundo da por hecho que los hijos de las familias fundadoras ocuparán el ‘trono’, sea cual sea su talento”.


Comentarios

1 comentario
  • Correcta la decision, comprobado el delito y la sancion, ejemplariza un actuar. Se deberia aplicar también objetivamente en los paises de Sudamerica (Chile, Peru, Bolivia etc.)

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *