Inicio » Movil » YellowPepper, nacida en 2004, domina el pago móvil en América Latina
Martes 26 Marzo, 2019

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Eventos

Próximos Eventos

2.ABR.2019

LAUSANA, SUIZA: Seedstars Summit 2019

Próximos Eventos

3.ABR.2019

CONECTA México

Próximos Eventos

11.ABR.2019

CHILE: eCommerce Day Santiago 2019

Próximos Eventos

24.ABR.2019

SANTIAGO, CHILE: Tendencias en Ciberseguridad

Próximos Eventos

2.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: IoT Innovatech Latam 2019

Próximos Eventos

15.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: Future Tech Summit

Próximos Eventos

29.OCT.2019

LAS VEGAS, EE.UU.: World Crypto Conference

YellowPepper, nacida en 2004, domina el pago móvil en América Latina

Movil

Miami, EE.UU. 12 junio, 2017. Serge Elkiner (Bruselas, 1979) habla español con acento latino, más concretamente algo que se puede interpretar como mezcla entre Ecuador y Miami. Su mirada está tan puesta en América Latina que nadie diría que es belga. La empresa que dirige constituye un ejemplo de cómo se puede conjugar uno de los verbos preferidos de Silicon Valley: trabajar a largo plazo.

YellowPepper nació en 2004. En 2017 ya es rentable y lidera el pago a través del móvil en América Latina. Lo hace de una manera muy sutil. El usuario no lo percibe, pero es su sistema el que hace posible la transacción que desea realizar. Como él mismo dice, no son una startup: “El crecimiento ahora es exponencial, pero al principio no lo era. Cambiamos de sector, pero no de tecnología”. Son B2B2C, o dicho de manera más sencilla, una plataforma que ofrece servicio para que otros lleguen al consumidor.

Yellow Pepper - Serge Elkine
Serge Elkine, CEO y fundador de Yellow Pepper en su oficina de Miami.

Al de dia hoy, YellowPepper ha recaudado más de US$ 40 millones en capital de riesgo, lo que la convierte en una de las compañías financieras más avanzadas de Miami.

La mentalidad emprendedora de Serge Elkiner está arraigada en una rica tradición de supervivencia y búsqueda. Su padre y su abuelo eran empresarios – principalmente en los oficios agrarios como cultivos, carnes y pieles – en la Europa del siglo XX. Elkiner estudió en Boston y allí decidió crear la empresa en 2004. Un año después, sintió que en América Latina había una oportunidad. Comenzaron a ofrecer gestión de SMS para canales de televisión. “Servía para votar a candidatos en concursos, pronunciarse en una encuesta… Era una forma de interacción con la audiencia que no se daba antes de Twitter”, explica.

Con Banco Pichincha, en Ecuador, llegaron a un acuerdo para poder hacer pequeñas consultas, como saber el saldo, mirar si se ha pagado una factura… Al principio la penetración de Internet era baja. Pero no así la del móvil. El experimento inicial funcionó y en breve pasaron a contar en su cartera con 50 bancos, a manejar 6,5 millones de clientes y 36 millones de transacciones mensuales.

México, Colombia y Ecuador, luego República Dominicana y el Cono Sur

Este modelo les daba interesantes ingresos con un mínimo margen por transacción. Era un negocio basado en el volumen. Hace cuatro años pensaron que la ola de los teléfonos inteligentes era una nueva oportunidad, por lo que, sin dejar de lado los SMS, se convirtieron en una marca blanca para bancos en México, Colombia y Ecuador. Ahora hacen de intermediario de pagos entre más de 400.000 comercios y las entidades financieras.

En Colombia han firmado alianzas con 4 bancos: Banco Colpatria (Scotiabank) , Banco Corbanca (Banco Itau), Banco Davivienda y Bancoomeva para expandir su alcance en Latinoamérica.

“Añadimos un software en el TPV (terminal en el punto de venta) para recibir pagos a través del móvil. Así pagan con el teléfono en tiendas y se bancariza desde el primer momento”, explica. Con cada transacción se envía un SMS que verifica el pago, como se hace en muchas cuentas de correo o servicios con seguridad en dos pasos. El usuario recibe un código con seis dígitos que introduce para activar el pago, enviando la señal a su banco de que no hay fraude. “Es como una contraseña temporal, solo para esa transacción. Una vez que se usa, caduca”, detalla. Una de las ventajas es que el vendedor no se queda con el número de tarjeta de crédito o débito, por lo que el fraude se minimiza y tampoco retiene información personal del consumidor.

YellowPepper, con oficinas centrales en Miami, cuenta con 65 empleados, con sucursales en Ciudad de México, Colombia, Ecuador y Ho Chi Minh City, la ciudad mas grande de Vietnam donde está parte del desarrollo técnico. Su valoración supera los US$ 100 millones.

Alexander Sjögren, CTO de YellowPepper, un sueco que vivió y trabajó en América Latina, se trasladó a Miami en 2012 con una visa H-1-B para trabajar con YellowPepper. Dijo que cerca del 90% de la fuerza laboral de Miami de YellowPepper es extranjera.

En Ecuador, el país donde más se han expandido, están probando soluciones de envío de dinero entre particulares. Como ya hace Venmo en Estados Unidos o como acaba de anunciar Apple a través de iMessage.

Esta evolución les ha permitido combinar ingresos. Mientras que el SMS sigue reportando el 50% de los ingresos, las transacciones inteligentes complementan con cobro por licencias de uso de la plataforma y por cada usuario activo.

Sus siguientes pasos se orientan hacia el Sur del continente americano. “Además de la República Dominicana queremos llegar al Cono Sur”, reconoce. En un plano más futurista se plantean entrar en el sector de los bots conversaciones a través de mensajería y Facebook. Lo harán de la mano de Visa y Mastercard.

Este año último año lograron ser rentables, “hemos trabajado más de diez años para tener esta infraestructura. Muchos han muerto en el camino. Nosotros registramos un crecimiento del 80%”, dice Elkiner.

Con una oportunidad de mercado tan grande, los pagos móviles continúan atrayendo la atención en la comunidad de capital de riesgo. Se espera que el mercado global de monederos móviles alcance los US$ 635.000 millones en 2020 aumentando desde los US$ 113.500 millones en 2015, un aumento del 41% anual entre 2015 y 2020, según Research and Markets. El punto de inflexión, según muchos expertos, es la creciente disponibilidad y uso de teléfonos móviles.

 


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *