Inicio » Negocios » Samsung y Vietnam, un ejemplo de cooperación digno de imitar
Domingo 24 Marzo, 2019

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Eventos

Próximos Eventos

2.ABR.2019

LAUSANA, SUIZA: Seedstars Summit 2019

Próximos Eventos

3.ABR.2019

CONECTA México

Próximos Eventos

11.ABR.2019

CHILE: eCommerce Day Santiago 2019

Próximos Eventos

24.ABR.2019

SANTIAGO, CHILE: Tendencias en Ciberseguridad

Próximos Eventos

2.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: IoT Innovatech Latam 2019

Próximos Eventos

15.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: Future Tech Summit

Próximos Eventos

29.OCT.2019

LAS VEGAS, EE.UU.: World Crypto Conference

Samsung y Vietnam, un ejemplo de cooperación digno de imitar

Negocios

  • “Nuestras vidas mejoraron drásticamente desde que llegó Samsung”.

Vietnam. 11 octubre, 2016. Se está extendiendo el mensaje de que la globalización es culpable de parte del desempleo en Occidente y del estancamiento de los salarios, y esto se debe a que las sociedades de los países desarrollados fijan su atención en el sufrimiento de sus mercados laborales y quizá olvidan las mejoras que están presentando las economías en desarrollo, como es el caso de Vietnam. La relación entre la empresa surcoreana Samsung y Vietnam es el mejor ejemplo de cómo millones de personas salen de la pobreza gracias a la inversión extranjera directa. Sin embargo, este ejemplo positivo no desmiente que el desenfreno por la globalización, así como también un exceso de celo por el proteccionismo no es la receta que buscamos. Como alguien ya dijo, los extremos generalmente no son convenientes, nada como un buen equilibrio.

samsung en vietnam

Hace algunos años en Vietnam, Nguyen Thi Dung alimentaba a sus pollos y plantaba arroz para poder llegar a fin de mes en una de las zonas más pobres de Vietnam. Este año, sin embargo, espera ganar más que un empleado de la banca del país. ¿La diferencia? Samsung.

Hace siete años, el gigante de la electrónica surcoreano se metió en los arrozales de la provincia de Bac Ninh en el norte de Vietnam y comenzó a fabricar smartphones. Las últimas exportaciones desde Vietnam incluyen el nuevo Galaxy Note 7 de la compañía y sus baterías, que han envuelto a la empresa en un problema bastante grave. Esos dispositivos transformaron al somnoliento pueblo de Dung en el segundo centro de exportación más grande del país después de Ciudad Ho Chi Minh.

“Nuestras vidas mejoraron drásticamente desde que llegó Samsung”, dice la exgranjera de 57 años de edad, quien ahora arrienda habitaciones y vende alimentos a los trabajadores de las plantas de ensamblaje. Dung espera obtener unos US$ 68.000 este año. “Quiero comprar un auto y que mis hijos me lleven a pasear”, agrega.

Samsung y sus empresas afiliadas han construido una ciudad-fábrica con 45.000 trabajadores jóvenes y cientos de proveedores de componentes extranjeros (una versión en miniatura del conglomerado familiar que domina los negocios en Corea). La inversión ha sido muy positiva para los negocios en Bac Ninh: casi 2.000 nuevos hoteles y restaurantes abrieron entre 2011 y 2015, según la oficina provincial de estadísticas, lo que contribuyó a aumentar el PIB per cápita de la provincia a hasta tres veces por encima de la media nacional.

“Las inversiones de Samsung han permitido un creciente impulso del crecimiento económico no sólo de Bac Ninh, sino también del país entero”, explica Nguyen Phuong Bac, director de un instituto socioeconómico de Bac Ninh. “Han acelerado la industrialización del país”.

La compañía coreana representa el primer paso del plan de Vietnam para heredar una porción del sector manufacturero de China, que está perdiendo a fabricantes de textiles, electrónicos y de bienes de consumo como consecuencia de los crecientes costos y la fuerza de los salarios. La capacidad china para atraer del exterior inversiones directas en los años 80 y 90 la ayudó a construir grandes proveedores locales e incluso sus propias compañías globales. Samsung Electronics abrió su primera planta en China en 1992.

Terminal de aeropuerto

Ahora, la compañía apostó a lo grande en Vietnam. Autobuses blancos estampados con el logo azul de Samsung pasan a través de los campos empantanados de los búfalos, que se encuentran enfrente de la planta de baterías de Samsung. Grandes camiones transportan smartphones Galaxy en la autopista Bac Ninh-Noi Bai con conexión directa al Aeropuerto Internacional de Noi Bai, donde la compañía tiene su propio terminal de carga.

Más de la mitad de las 856 compañías extranjeras que invirtieron un total de US$ 11.900 millones en la provincia de Bac Ninh hasta junio estaban relacionadas con Samsung. Las inversiones extranjeras ahora representan el 60% de la economía de la provincia, explica Nguyen Duc Cao, subdirector de la Junta Administrativa de las Zonas Industriales de Bac Ninh, y que por supuesto es propietario de un Samsung S6 de color dorado.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *