Inicio » Infonews » Apple tendrá que pagar € 13.000 millones en impuestos a la UE
Miercoles 22 Mayo, 2019

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Apple tendrá que pagar € 13.000 millones en impuestos a la UE

Infonews

  • El CEO de Apple, Tim Cook, calificó la decisión de «basura política».

Bruselas, Belgica. 30 agosto, 2016. La Comisión Europea ha ordenado hoy a Irlanda que recupere hasta € 13.000 millones, más intereses, en impuestos no pagados por Apple entre 2003 y 2014. La sanción a la multinacional norteamericana, tras tres años de investigación, enfureció al Gobierno de Barack Obama, que hace unos días, por boca del Secretario del Tesoro, Jack Lew, advirtió de posibles represalias ante lo que consideran una política abiertamente hostil contra las empresas del país.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos señaló que la decisión de la Unión Europea de ordenar a Apple devolver € 13.000 millones por ventajas fiscales indebidas en Irlanda «socava el espíritu de la asociación económica» con Europa.

«Las acciones de la Comisión podrían amenazar la inversión extranjera, el clima de negocios en Europa y el importante espíritu de la asociación económica entre EE.UU. y la UE», dijo un portavoz del Departamento del Tesoro estadounidense en un comunicado.

UE- Competencia - Margrethe Vestager
La danesa Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, explicó que el beneficio a Apple en Irlanda es «ayuda de Estado incompatible con la legislación» comunitaria.

La comisaria europea de Competencia, la danesa Margrethe Vestager, explicó en la conferencia de prensa que el régimen fiscal del que se ha beneficiado Apple en Irlanda supone «ayuda de Estado incompatible con la legislación» comunitaria.

El caso es uno de los más sensibles de la cartera, y por ello su equipo ha querido mantenerlo prácticamente confidencial hasta el último momento. Normalmente este tipo de decisiones se abordan en el Colegio de Comisarios, la reunión semanal de ‘ministros’ europeos. Pero Vestager optó por anunciarlo hoy martes y habiendo hecho circular el borrador del documento apenas 24 horas antes.

«Los Estados miembros no pueden ofrecer ventajas fiscales a empresas escogidas, eso es ilegal según las normas europeas. La conclusión de la investigación de la Comisión indica que Irlanda concedió ayudas ilegales a Apple, lo que permitió a la empresa pagar sustancialmente menos impuestos que otras empresas durante muchos años. Este trato selectivo permitió que Apple pagara un tipo efectivo del impuesto de Sociedades sobre sus ganancias del 1% en 2003, pero incluso del 0,005% en 2014», denunció la comisaria. Esto significa que por cada € 1 millón en ganancias, Apple pagó solo € 50 en impuestos.

Competencia aceleró los últimos trámites después de la presión de las últimas semanas desde Washington, donde las acusaciones a Bruselas de «intentar convertirse en una autoridad fiscal supranacional» anticipan un otoño caliente. El propio Lew estuvo el pasado 16 de julio en la capital comunitaria, un par de días después de que la comisaria se reuniera con el ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan.

Irlanda tiene un tasa del 12,5% para las utilidades, pero gracias a la ingeniería contable súpersofisticada, Apple lograba pagar menos del 1% en sus ventas del Viejo Continente.

Irlanda por años ha ofrecido bajos impuestos a las corporaciones multinacionales para beneficiar la creación de empleo. Apple cuenta con 5.500 trabajadores en el país, siendo una de las mas grandes empresas que da empleo en el sector privado.

Las conclusiones de la investigación ocupan 130 archivadores. En estos tres años, los técnicos europeos han analizado hasta el más mínimo detalle dos polémicos tax rulings. Un tax ruling es un acuerdo fiscal que firman un Estado y una empresa. Son perfectamente legales en la UE, siempre y cuando no terminen constituyendo ayuda de Estado. Esto es, que ofrezcan a una empresa en concreto una serie de beneficios y prebendas únicos y no accesibles para el resto del sector.

La mayor multa de la UE

La investigación revela que Apple atribuía las ganancias de las dos compañías beneficiarias de esos tax rulings a una empresa que sólo existía sobre el papel y que «no podía haber generado esas ganancias», un régimen del que se benefició desde 1991. La Comisión, al haber solicitado información por primera vez en 2013, puede reclamar los impuestos no pagados de una década, pero no de antes.

En la víspera, bancos como JP Morgan estimaban que la cantidad de impuestos no pagados podría acercarse a los € 19.000 millones. Hasta ahora, la mayor multa de la UE era de € 1.400 millones, a la francesa EdF.

El documento de la Comisión explica que la ingeniería fiscal permitió a Apple «evitar pagar impuestos sobre casi todos las ganancias generadas por ventas de productos en todo el mercado único de la UE», gracias a que la multinacional contabiliza todas las ventas en Irlanda, y no en los Estados Miembros.

Sin embargo, «esta estructura queda fuera del alcance de la ayuda de Estado», el mecanismo utilizado por Vestager. Su equipo, no obstante, señala que si otros países exigieran a Apple que pagara más impuestos sobre las ganancias de esos años, Irlanda debería recuperar menos de esos € 13.000 millones euros más intereses.

Incluyendo a EE.UU.

La Comisión insiste en que no se trata de una «multa», puesto que bajo el paraguas de la ayuda de Estado no hay sanciones, sino que se obliga a la devolución de las ayudas ilegales para restaurar el mismo trato.

Irlanda informó que apelará esta decisión tomada por la Comisión Europea. La reacción de Apple también fue inmediata. «La Comisión Europea inició un esfuerzo para volver a escribir la historia de Apple en Europa, ignorar las leyes fiscales de Irlanda y poner de cabeza el sistema tributario internacional. El caso de la Comisión no se trata de cuánto Apple paga en impuestos, se trata de qué gobierno recaude el dinero. Esto tendrá un efecto profundo y nocivo en la inversión y la creación de empleo en Europa. Apple cumple la ley y pagamos todos los impuestos que debemos en los lugares donde operamos. Vamos a apelar y estamos seguros de que la decisión será anulada», indica en un comunicado.

«Es importante que enviemos un mensaje firme de que Irlanda sigue siendo un lugar atractivo y estable para inversiones importantes a largo plazo», manifestó el ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan. «Apple está en Irlanda desde la década de 1980 y da trabajo a miles de personas en Cork».

El CEO de Apple, Tim Cook, calificó la decisión de «basura política» y de estar fundamentada en cálculos incorrectos, en una entrevista. «Hemos estado comprometidos con Irlanda durante 37 años, tenemos un romance de largo plazo y estoy seguro de que el Gobierno hará lo correcto, que en este caso es pelear».

La planta de Intel en Chile

Una situación similar de impuestos vs. empleo, se vivió en Chile durante el Gobierno de Eduardo Frei, y bajo el ministro de Hacienda Eduardo Aninat, quienes negaron la instalación de una fabrica de Intel en Chile.

Es así como a finales de los 90, Intel estaba expandiendo sus inversiones en países fuera de EE.UU. y parte de esas inversiones consideraban a Israel y Latinoamérica. Al final del día quedaron dos candidatos: Chile y Costa Rica.

Los encargados de la expansión visitaron ambos países, decantando por Chile, pero al momento de firmar, Costa Rica hizo las cosas mucho mejor ofreciendo beneficios tributarios que Chile no estuvo dispuesto a ceder. Supuestamente Intel necesitaba 4 años de exención tributaria, pero que ofrecía pagarlos retroactivamente a partir del quinto año.

Chile dijo que no.

Costa Rica por su parte ofreció exención tributaria total por cinco años.

Cuando se abrió la fábrica en Costa Rica se generaron 2.000 puestos extras de trabajo, además se entregaron cerca de 20.000 computadores para escuelas más pobres y ya para el año 2006, cuando se abrió una segunda planta, habían más de 6.500 costarricenses aportando al país, elevando el PIB de un 4% a un 8% gracias al aumento de las exportaciones.

Todo esto, sin considerar la inversión educativa que realizó la compañía, desde educación básica hasta universitaria, pues fabricar procesadores es de los procesos más complejos que ha desarrollado el ser humano hasta ahora.

La planta en Costa Rica fue cerrada el año 2014, debido a que Intel está rearticulando en una época dominada por procesadores para smartphones y electrodomésticos. Aún así siguen con 1.000 empleados trabajando en el país.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *