Inicio » Negocios » Suiza, ahora con intereses negativos en toda su deuda
Domingo 24 Marzo, 2019

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Eventos

Próximos Eventos

2.ABR.2019

LAUSANA, SUIZA: Seedstars Summit 2019

Próximos Eventos

3.ABR.2019

CONECTA México

Próximos Eventos

11.ABR.2019

CHILE: eCommerce Day Santiago 2019

Próximos Eventos

24.ABR.2019

SANTIAGO, CHILE: Tendencias en Ciberseguridad

Próximos Eventos

2.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: IoT Innovatech Latam 2019

Próximos Eventos

15.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: Future Tech Summit

Próximos Eventos

29.OCT.2019

LAS VEGAS, EE.UU.: World Crypto Conference

Suiza, ahora con intereses negativos en toda su deuda

Negocios

Ginebra, Suiza. 8 julio, 2016. Suiza puede permitirse desde hoy el lujo de ‘cobrar’ por todos los plazos de su deuda, incluso por sus bonos a 50 años.

La plaga de las tasas negativas de interés continúa extendiéndose por toda la deuda pública europea, y depara nuevos hitos inéditos hasta la fecha.

Los mercados vuelven a ponerse en guardia ante los múltiples focos de incertidumbre que planean en su horizonte, y las miradas se desvían otra vez hacia los bancos centrales, a la espera de medidas adicionales que permitan atenuar el terremoto provocado en las últimas semanas por el Brexit.

Suiza - intereses negativos

La aversión al riesgo dispara la búsqueda de refugio a niveles inimaginables en cualquier otra coyuntura de los mercados. Prueba de ello es que por primera vez en la historia, el interés exigido al bono a 50 años de Suiza ha entrado en tasas negativas, al situarse en el -0,003%.

Al superar esta barrera, Suiza se convierte en el primer país con rentabilidades negativas en todos los plazos de su deuda pública, incluidos los bonos a ultralargo plazo.

A más corto plazo las rentabilidades negativas superan la barrera del -1%, como sucede en los títulos a dos, tres y cinco años. A diez años alcanza el -0,6%.

A mediados del pasado mes de junio, Alemania se convirtió en el tercer país con intereses negativos en su deuda a diez años, junto a Suiza y a Japón.

El gran problema de las tasas de interés negativas

Estamos viviendo una época interesante. Las tasas de interés en muchas economías avanzadas están en negativo (Unión Europea, Suecia, Suiza, Dinamarca, Japón…) y esto tiene unas implicaciones bastante interesantes si nos paramos a pensarlo.

¿Cuál es el motivo? Para estimular la economía los bancos centrales bajan las tasas de interés para que los créditos sean baratos y para que el dinero depositados no ofrezca grandes rentabilidades y salga en busca de aventuras. Cuando las tasas llegan a cero y la economía sigue estancada la única solución es seguir bajándolas a tasas negativas.

Consecuencias de las tasas negativas

La primera consecuencia es que los bancos dejan de pagar intereses a sus depositantes, e incluso podría llegar el caso de que cobren (de hecho ya sucede muchas veces cuando cobran comisiones y no pagan intereses, pero podría pasar que cobraran un porcentaje del dinero depositado).

Otra consecuencia es que los créditos “regalen dinero”. Esto ya lo estamos viendo en las emisiones de deuda pública, los inversionistas recuperan menos dinero del que prestaron. Pero también estamos viendo como el Euribor entra en negativo y ahora hay grandes dudas sobre si, llegado el caso de que sea tan negativo como para comerse el diferencial, el banco debería “pagar” dinero a sus clientes por haberles prestado dinero (los contratos antiguos no contemplan esa posibilidad así que estaríamos ad portas de una debacle judicial).

Pero en este mundo de tasas negativas hay un impedimento a que estas tasas sean aplicadas de una forma similar a cuando las tasas bajan de un 10% a un 5% y es, ni más ni menos, que el dinero físico.

Dinero físico, ¿cómo le aplicamos un interés negativo?

De momento las tasas negativas se mueven en una zona muy cercana al 0%. Pero si los bancos centrales se decidieran a llevarlas al terreno negativo con fuerza se toparían con un problema: los depositantes tienen una alternativa.

Si los bancos te ofrecen depositar tu dinero a cambio de un 5% anual siempre puedes sacar el dinero en billetes y llevártelo a casa o ponerlo en una caja de seguridad. Esto impide que las tasas efectivas se aproximen a las fijadas por los bancos centrales.

Así que a los bancos centrales sólo les queda un golpe de mano para poder implementar de una vez por todas las tasas negativas: retirar el dinero en efectivo y que el dinero pase a ser 100% virtual. Un paso que algunos preveen pero que tiene algunos problemas logísticos importantes (no todo el mundo tiene tarjetas y no todas las tiendas tienen terminales POS).


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *