Inicio » Hogar » ¿Cómo elegir la mejor estufa para este invierno?
Jueves 18 Abril, 2019

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Eventos

Próximos Eventos

24.ABR.2019

SANTIAGO, CHILE: Tendencias en Ciberseguridad

Próximos Eventos

2.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: IoT Innovatech Latam 2019

Próximos Eventos

11.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: InnovatónEY²

Próximos Eventos

15.MAY.2019

SANTIAGO, CHILE: Future Tech Summit

Próximos Eventos

5.JUN.2019

SANTIAGO, CHILE: Next Generation Enterprise

Próximos Eventos

12.JUN.2019

BOGOTA, COLOMBIA: Conecta Colombia 2019

Próximos Eventos

29.OCT.2019

LAS VEGAS, EE.UU.: World Crypto Conference

Próximos Eventos

29.OCT.2019

LIMA, PERU: Conecta Perú 2019

Próximos Eventos

14.NOV.2019

SANTIAGO, CHILE: APEC CEO Summit 2019

¿Cómo elegir la mejor estufa para este invierno?

Hogar

Santiago, Chile. 10 junio, 2016. Junto con las hojas coloradas del otoño y el invierno llega el frío, algo que hace inevitable pensar en opciones de calefacción para el. Si bien hay algunas que en principio pueden parecer económicas, no siempre son las más rentables a largo plazo ni las mejores para nuestras necesidades. A continuación te contamos algunos consejos que pueden ayudarte a tomar una mejor decisión.

1. Estufas eléctricas

ABCDIN - Estufas02 - Electrica

Cuando se trata de seguridad en el hogar, las estufas eléctricas suelen ser los mejores modelos para las personas, ya que no emiten gases ni humo. Son ideales para la calefacción de espacios pequeños y cerrados, como habitaciones. Otra de sus ventajas es que ofrecen un suministro constante y son fáciles de mantener para aquellos que no tienen mucho tiempo. Existen diversos tipos, como las infrarrojas, oleo-eléctricas, termo-ventiladoras, entre otros. Su rango de precios es muy amplio, según el tipo y marca.

2. Estufas halógenas

ABCDIN - Estufas03 - Halogena

Uno de los tipos de estufas más económicas es la halógena, uno de los modelos que ha irrumpido el último tiempo en el mercado. Estos dispositivos funcionan a base de un gas ubicado al interior de la lámpara, que emite una radiación inofensiva. ¿Qué significa esto? Se trata de un calor que atraviesa el aire y que llega directamente a nuestra piel cuando estamos cerca de él, como cuando nos exponemos al sol. Su ventaja principal es que genera la calefacción en forma inmediata, algo que las hace ideales para el invierno. Su consumo eléctrico suele ser alto por lo que están recomendadas para lugares pequeños y de poco.

3. Estufa a leña

ABCDIN - Estufas04 - Leña

Si el criterio económico es la prioridad, la estufa a leña corre con ventaja. Estos modelos dependen completamente del suministro de madera y su uso está restringido a las políticas ambientales de cada país. Sin embargo, hay que considerar los olores propios de su combustión, especialmente al apagarlas. Esto implica que deben ser limpiadas periódicamente. Su mejor desempeño lo tienen en espacios medios. La inversión inicial es alta, ya que el precio de partida de una de ellas puede ser hasta 20 veces mayor que una eléctrica, no obstante el ahorro se produce en el largo plazo.

4. Estufa a parafina

ABCDIN - Estufas05 - Kerosene

En la misma línea de los modelos económicos, las estufas a parafina suelen ser muy comunes en las casas, debido al bajo costo del suministro. Estas necesitan ser encendidas y apagadas en exteriores por el fuerte olor que generan. La principal ventaja es que pueden calefaccionar espacios de hasta 120 metros cuadrados durante 10 horas consecutivas, no obstante puede resultar peligroso dejarlas prendidas durante la noche.

5. Estufa a gas

ABCDIN - Estufas06 - Gas

Para enfrentar adecuadamente el frío del invierno también puede optarse por un modelo a gas, ideal para espacios centrales como livings, ya que cuentan con un alcance aproximado de 40 metros. Sus precios son asequibles pero necesitan ventilación ya que consumen el aire del lugar.

Sea cual sea el modelo que elijas, procura pensar no solo en el valor del producto, sino también en los costos que generará. Así estarás tomando una decisión óptima en el largo plazo.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *