Inicio » Negocios » ¿Cómo evitar colusión, fraudes y actos de corrupción en las empresas?
Jueves 14 Diciembre, 2017

Indicadores económicos de Chile

Dólar Observado 619,06
Euro 723,82
UF 23.819,39
UTM 43.599,00
YUAN 0

Newsletter

Inscríbase y reciba GRATIS semanalmente el mejor contenido de Negociós y Tecnología en su E-mail.

Links Auspiciados

Chorrillana Estudio

Verdadera innovación, pasion por la tecnologia.

Pebble

El SmartWatch que lo mantiene siempre conectado

Roku

La mejor TV de streaming a su alcance

Monitor Samsung curvo de 27”

Una increíble pantalla curva para disfrutar de la mejor experiencia envolvente

Destacados

Eventos

Próximos Eventos

30.ENE.2018

CDAO México 2018

Próximos Eventos

11.FEB.2018

DUBAI, EAU: World Government Summit 2018

Próximos Eventos

8.JUL.2018

HONG KONG: RISE 2018

¿Cómo evitar colusión, fraudes y actos de corrupción en las empresas?

Negocios

  • Casi 20% de los fraudes son cometidos por ejecutivos y propietarios. Las empresas pierden 5% de sus ingresos anuales por casos de fraude.
  • En Chile muy pocas empresas tienen un canal de denuncias.

Descargar Informe: Shifting into high gear: mitigating risks and demostrating returns.

EY - Ricardo Gameroff
Ricardo Gameroff, socio líder de prevención e investigación de fraudes de EY Chile.

Santiago, Chile. 27 enero, 2016. Ricardo Gameroff, socio líder de prevención e investigación de fraudes junto a Jorge Vio, senior manager de prevención e investigación de fraudes ambos de EY Chile entregaron las claves para el desarrollo de técnicas para evitar los fraudes, además de las falencias en las compañías en Chile.

Un 19% de los fraudes realizados en empresas son cometidos por sus propietarios y ejecutivos, según el Report to the Nations on Occupational Fraud and Abuse 2014, realizado por la ACFE (Asociación de Examinadores de Fraude Certificados. El informe también indica que alrededor del 47% de los fraudes son revelados por una denuncia o autodenuncia.

Gameroff explica, “Las personas se ven influenciadas a realizar un fraude por 4 factores principales: Presión, alguna razón personal, como una enfermedad grave que obliga a la persona a realizar un fraude; Oportunidad, la persona tiene la ocasión para realizar el fraude; Racionalización, la persona se auto justifica diciendo, ‘esto me lo merezco, he trabajado 20 años aquí y nunca he recibido un bono’; y finalmente Capacidad, es decir, la persona tiene la jerarquía, posibilidad de realizar el fraude.

“La forma más eficaz de detectar un fraude es por la denuncia de personas que fueron excluidas de los ‘beneficios’, o que no estaban de acuerdo con las decisiones tomadas”, explica Ricardo Gameroff, quien agrega que casos como Penta, Caval y CMPC fueron descubiertos por este motivo.

Según el informe de la ACFE a pesar de tener relativamente altos indices de implementación para la detección de fraudes, las auditorias externas (81%) y las internas (70%), sus niveles de efectividad son realmente muy bajos, 3% para la primera y 14% para la segunda.

El robo de activos, la corrupción y la manipulación de datos financieros son las principales actividades ilícitas que ocurren dentro de las empresas, y son el tema que cada vez toma mayor importancia para la gerencia a nivel mundial.

Según la última encuesta internacional realizada por EY, un 32% de los directorios y gerentes generales señaló estar significativamente más preocupado por una filtración de datos de sus compañías que hace dos años, mientras un 17% aseguró que ven con una alta preocupación un posible riesgo de corrupción o de sobornos.

En este sentido, Gameroff, explicó que las primeras medidas que debe adoptar una empresa para evitar el fraude es establecer una serie de reglamentos y comportamientos que los empleados deben seguir dentro de la organización, especialmente respecto a procedimientos y manejo de información. También, llamó a identificar los riesgos más comunes de fraude, considerando el sector específico en que se desenvuelve la compañía. “Por ejemplo, en una empresa minera, el riesgo más común sería el fraude en las licitaciones”, agregando que es crucial realizar una verificación cada vez que se contrata un nuevo proveedor, para saber si existe alguna conexión (parentesco, amistad, etc.) con alguno de los propios empleados.

También, la naturaleza humana juega en contra de quienes realizan estos hechos ilícitos. Gameroff explicó que es simple detectar conductas que podrían indicar actos de fraude, “basta con observar que autos tiene la persona sospechosa estacionados en su casa, o en la cuenta de facebook que viajes ha realizado”.

Gameroff aconsejó que es necesario establecer procedimientos de investigación. “Muy pocas empresas en Chile tienen un canal de denuncias, con lo cual la efectividad de ese mecanismo es muy baja”, afirmó Gameroff, explicando que éste debe funcionar necesariamente asegurando el anonimato, y preferiblemente desde una agencia externa.

De acuerdo al informe bianual de la ACFE, la empresas en caso de contar con un buen canal de denuncias, informaron tener un 41% de menores pérdidas por fraude, y aumentaron su velocidad de detección en un 50%.

A nivel de costos, la encuesta arrojó que en promedio los fraudes alcanzaron los US$ 145.000, mientras que un 22% costaron al menos US$ 1 millón.

La ACFE reportó que  el promedio la duración de un fraude desde que comenzó hasta que fue detectado se ubicó en 18 meses. Gameroff aseguró que en Chile, muchas veces el proceso de investigación se entrega a auditorías internas, pero advirtió que “muchas de esas agencias no están capacitadas para identificar fraudes, basan sus exámenes en documentos digitales escaneados, no los originales. Y es más fácil falsificar un documento electrónico que uno físico”.

Finalmente, Jorge Vio, destacó la figura del Oficial de Cumplimiento -que de acuerdo a la ley de responsabilidad penal de las personas jurídicas- es la persona a través de la cual las empresas se deben relacionar con la UAF (Unidad de Análisis Financiero). En este sentido, advirtió que muy pocas empresas en Chile dan relevancia a este actor, quien es responsable de “reportar operaciones sospechosas, y de coordinar políticas y procedimientos de prevención y detección de lavado de activos y financiamiento del terrorismo”, de acuerdo a la definición de la UAF. Además, criticó que la ley establezca que en las empresas que facturan menos de 100.000 UTM anuales, el mismo controlador, administrador o dueño pueda ejercer esa función. “Le quita bastante imparcialidad al rol”, sostuvo.


Comentarios

No hay comentarios.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *