web analytics

El siguiente avance en impresión tecnológica

  • Hay avances tecnológicos que marcan un antes y un después, que alteran nuestra sociedad a tantos niveles que ya no concebimos nada de la misma manera. ¿Acaso quién recuerda lo que era el mundo sin Internet, el teléfono móvil o Facebook?
El siguiente avance en impresión tecnológica

La impresión 3D es uno de esos avances que ya han revolucionado las fábricas tradicionales y, ahora, gracias a la mejora y el abaratamiento de la tecnología, está apunto de entrar en nuestros hogares.

EE.UU., 4 marzo, 2013. La impresión 3D es uno de esos avances que ya han revolucionado las fábricas tradicionales y, ahora, gracias a la mejora y el abaratamiento de la tecnología, está apunto de entrar en nuestros hogares. Esta herramienta nos permitirá crear piezas físicas diseñadas con el computador en cuestión de minutos, desde tuercas a platos, muñecos, una funda para el teléfono, esculturas, joyería… prácticamente todo lo que podamos imaginar, las únicas limitaciones serán el tamaño de la impresora, que marcará las dimensiones de la pieza y los materiales que utilicemos.

Ahora mismo, la impresión en 3D se encuentra en el foco de empresas y gobiernos, ya que va a suponer el desarrollo de todo un mercado de nuevos productos y servicios, como repositorios de modelos 3D, programas, materiales, repuestos y un largo etcétera, además de, multitud de regulaciones para su uso. No hay mejor prueba de que va a ser la siguiente «ola», que ver la financiación que ha conseguido un proyecto presentado en Kickstarter para fabricar una impresora 3D profesional, donde solicitaban US$ 100.000 y ya han recibido algo más de US$ 2 millones.

Parece cosa de ciencia ficción, pero ya se está hablando de un proyecto en Holanda para poder imprimir las piezas de las casas prefabricadas o de bio-impresoras 3D que son capaces de imprimir un órgano humano. Pero, por otra parte, también ha saltado la alarma, porque también existe la posibilidad de imprimir piezas para montar, por ejemplo, armas de fuego. El año pasado se logró y los ensayos demostraron que funciona.

El poder construir un objeto ya no está en manos del fabricante; ahora lo vamos a poder hacer desde casa. Por esa razón, todos los gobiernos han empezado a legislar la impresión en 3D con el único objetivo de controlar su uso, y que, por ejemplo, no se violen los derechos de autor o se impriman objetos prohibidos o peligrosos. Imaginad, por ejemplo, que se quiere cambiar la montura de unas gafas de sol. No habría más que ir a la página de la marca y descargar el modelo en 3D, imprimirlo en casa y montar los cristales.

Las ventajas de las impresoras 3D son indudables en el campo profesional, diseñadores, arquitectos, publicistas, podrán imprimir sus maquetas inmediatamente, pero todavía queda por ver qué servicios se desarrollarán para las impresoras domésticas. Las posibilidades son infinitas.

Deja un comentario